Descalcificadores Problemas y Soluciones

 

Equipos para la descalcificación-Descalcificador como funcionan.

Un descalcificador es un equipo que se instala a la entrada del agua del domicilio, y que reduce substancialmente la cal que va a llegar a toda la instalación mediante un proceso que suaviza, filtra y refina el agua. De ese modo, desde el primer día podemos notar la diferencia en:

  • El agua en todos los puntos de la vivienda es más suave y limpia.
  • El agua tratada ayuda a que la piel y el cabello estén más sanos y tersos.
  • Las prendas de ropa quedan más suaves limpias y radiantes, no se oscurecen.
  • Desaparición de las manchas en las vajillas y cristalería.
  • Fregaderas y lavabos se limpian con mayor facilidad debido a la disminución de residuos de cal y jabón.
  • Reducción de las incrustaciones en las tuberías y electrodomésticos, prolongando su vida útil.
  • Mejora del rendimiento de la caldera, lo cual significa un importante ahorro de energía que puede oscilar entre un 15% a un 20%.
  • Ahorro substancial en el consumo de jabón en lavadora y lavavajillas. Desaparición de suavizantes y anticalcáreos.
  • Ahorro muy substancial en consumo de todo tipo de detergentes (geles, champús, jabones de baño, detergentes para suelos, etc.) Es innecesaria la compra y uso de productos para eliminar manchas de cal.

¿Cómo funciona?

Su funcionamiento es sencillo. El descalcificador consta de una botella cilíndrica con resina, un depósito de sal y un cabezal con válvulas que gestionan la entrada y salida de agua y sal. La resina va a retener las partículas de cal del agua que por ella circula. Cuando esta resina quede saturada de cal, un lavado con agua y sal eliminará la cal a través del desagüe, quedando el descalcificador disponible para un nuevo ciclo. Este proceso puede durar alrededor de una hora y suele realizarse una vez a la semana.

¿Qué modelo de descalcificador escoger?

Al elegir un descalcificador es preciso tener en cuenta varios parámetros. Para dimensionar su tamaño, es preciso tener en cuenta factores como la dureza o contenido de cal en el agua, que se obtiene por un análisis químico que realiza la empresa si se desconoce este dato. También hay que atender a la cantidad de agua diaria a tratar y el caudal máximo de agua que en un momento dado podamos precisar, etc.

Podemos decir que para una vivienda normal:

Para 1-2 personas  instalaremos un descalcificador de 8-9 litros de resina.

Para 2-3 personas instalaremos un descalcificador de 15 litros de resina.

Para 4-6 Personas instalaremos un descalcificador de 25-30 litros de resina.

Tambíen es importante el diametro de la acometida de agua en la casa. Por tanto la toma de agua de descalcificador es muy importante para perder caudal. las tuberías suelen tener unos tamaños de 3/4"  1"  y  1 ¼ ".

Para la descalcificación de otros usos (jardines, Masias, Empresas e Industrias es necesario la visita previa para el correcto dimensionado de la instalación.

Entre las diferentes tecnologías, encontraremos eficiéncias distintas. Atendiendo a la programación de las regeneraciones o limpiezas de la resina, tendremos descalcificadores:

  • Cronométricos,  regeneran la resina con lavados cada cierto periodo de tiempo, con independencia de la necesidad real o no de la regeneración.
  • Volumétricos,    regeneran la resina cada cierto número de litros, según programación en el momento de la instalación.
  • Volumétricos estadísticos bajo demanda electrónica, que ajustan muchísimo más el proceso de lavado, regenerando sólo el porcentaje de resina saturado de cal en función de litros de agua y contenido en cal de la misma y teniendo en cuenta estadísticamente el consumo diario de cada hogar.

Estas tecnologías, junto otros factores como la calidad de la resina, el sentido de la corriente en el momento del lavado (a favor de la corriente o en contra del flujo habitual), etc., van a determinar la cantidad de agua y sal que se va a consumir en cada proceso de regeneración. Dicho de otra manera la eficiencia del descalcificador en eliminar la cal con el menor gasto de agua.

Nota médica

Los descalcificadores, por su propia tecnología, retiran iones calcio y magnesio del agua e incrementan ligeramente los iones sodio de la misma. Por ello, el empleo de agua descalcificada para beber o cocinar (respecto a la misma agua sin descalcificar) puede mejorar diversas patologías como ciertos casos de litiasis o propensión a los cálculos de oxalato cálcico. A su vez, cualquier persona que precise de una dieta pobre en sodio (hipertensos, personas con patologías cardíacas, etc.) debe tener presente este incremento de sodio en el agua y tomar medidas para eliminarlo posteriormente con cualquiera de las tecnologías descritas (depuración al vapor, ósmosis inversa, etc.)

¿Cómo se instala un descalcificador?

La instalación de este equipo la realiza un profesional o persona con conocimientos de instalaciones de agua.

Nuestros productos disponen de un manual  que le guiará paso a paso. situándolo en la entrada de agua de la vivienda. Además del propio descalcificador también es necesario instalar un filtro de sedimentos para evitar que alguna partícula pueda lesionar la válvulas del descalcificador. Asimismo se proveerá un circuito alternativo de paso de agua By-Pass, para el caso hipotético de precisar aislar puntualmente el descalcificador de la red. Nuestros equípos domésticos lo llevan incorporado.

Lo que comúnmente se denomina como agua dura es un agua con un exceso de cal (calcio y magnesio). Dicho exceso puede afectar a nuestras instalaciones de la red, saturando las tuberías y llegando incluso a obstruir el paso de la misma.

En el ámbito doméstico los problemas de la cal se notan sobre todo en los electrodomésticos, siendo calentadores, lavadoras y lavavajillas los más afectados. También es perjudicial para todos los grifos de la casa, obstruyéndolos y estropeando su acabado.

Los calentadores y calderas son otros grandes afectados, ya que el hecho de que el agua con exceso de cal pase a través de ellos, poco a poco los va obstruyendo y estropeando las pequeñas tuberías de su interior.

En definitiva los efectos de un agua dura en nuestro domicilio son negativos ya que conlleva a un gasto extra en costosas reparaciones e incluso el tener que sustituir los equipos por unos nuevos debido a las incrustaciones calcáreas.

Un agua con exceso de cal también puede ser perjudicial para nuestra salud, ya que tiene unos efectos negativos para las pieles sensibles, produciendo picores, sequedad, etc.

Principio de funcionamiento de un descalcificador

El agua que utilizamos en nuestros hogares contiene gran cantidad de sales minerales disueltas, entre ellas el bicarbonato de calcio y cloruro de magnesio, comúnmente llamado cal, que son los grandes culpables de las incrustaciones que se producen en tuberías, calderas y electrodomésticos. Estas incrustaciones provocan muchas averías, acortan la vida útil y provocan un bajo rendimiento de nuestros electrodomésticos (calentadores, lavadoras, lavavajillas, cafeteras, etc.)

La descalcificación del agua la realizan, de forma instantánea las resinas de intercambio iónico existentes en el interior del tanque contenedor del descalcificador. Este proceso consiste en la retención del calcio y magnesio y la liberación de iones de sodio, que son inocuos para nuestros electrodomésticos.

Cuando las resinas de nuestro  descalcificador han retenido toda la cal posible en un ciclo, las resinas se encuentran saturadas, entonces el equipo necesita realizar un proceso inverso de forma totalmente automática. El equipo procede a la absorción de la salmuera producida en el deposito de la sal, y mediante lavados y contra-lavados regenera las resinas de intercambio iónico, a la vez que expulsa por el desagüe el calcio y magnesio retenido por las resinas, estas se vuelven a cargar con iones de sodio, para así estar listas de nuevo para proceder nuevamente al intercambio iónico de calcio-magnesio con sodio, para así dejar un paso de agua, a nuestras instalaciones, libre de cal.

El descalcificador se instala en la entrada general del agua del local, domicilio, etc donde se desea eliminar el problema calcareo.

Mantenimiento de un descalcificador

Es muy sencillo y económico. Cada cierto periodo de tiempo se ha de reponer la sal en el deposito periódicamente, según el consumo producido.
Las resinas de intercambio iónico deben ser sustituidas aproximadamente cada 7-10 años, variando según el volumen y la calidad del agua tratada. A la vez que se hace este cambio de resinas se aprovecha para hacer una revisión a las piezas interiores de la válvula.

Es muy importante instalar antes del descalcificador un filtro de sedimentos y otro posterior preventivo, para asi proteger el equipo y el domicilio de particulas en suspensión como piedras, tierra, barro, etc... que puede llevar el agua que nos llega.

Se recomienda un contrato de mantenimiento anual de revisión por técnicos especializados:

La revisión consta de cambio de filtros, eliminación de salmuera incrustada, revisión de la valvula y del drenaje. Incluye un lavado forzado.

ver descalcificadores

AnteriorArribaContactarImprimirHome